El trastorno bipolar es uno de los diagnósticos con más prejuicios y estigma ya que, en numerosas ocasiones, es utilizado por la población general para expresar la presencia de cambios de humor. Sin embargo, es una compleja patología que entraña gran sufrimiento para quien la padece. En este post vamos a intentar explicar de manera sencilla en qué consiste el trastorno bipolar para, así, intentar reducir la presencia del estigma.

¿En qué consiste el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar se caracteriza por una alteración, a nivel cerebral, de los mecanismos implicados en la regulación de los estados de ánimo. Por ello, las personas que lo padecen presentan una alteración en el estado de ánimo bajo (episodio depresivo), en el eufórico (episodio de manía) o una mezcla de ambos (episodio mixto), los cuales son más intensos de lo habitual e interfieren de forma significativa en la vida cotidiana de quien lo padece.

trastorno bipolar

Contrario a lo que se suele pensar, el trastorno bipolar no consiste en la alternancia constante de un estado a otro, sino que estos episodios pueden ser duraderos y alternarse con épocas en las que el estado de ánimo está normalizado (eutimia). La duración de cada episodio o lo que desencadene la alternancia de uno a otro será diferente en función de cada persona.

¿Cuáles son los síntomas de cada fase del trastorno bipolar?

Como ya hemos comentado, en el trastorno bipolar aparecen episodios depresivos y episodios de euforia, que pueden alternar con épocas de eutimia. Cabe mencionar que los síntomas que comentaremos serán diferentes en cada persona, tanto en intensidad como en frecuencia.

Los síntomas propios de los episodios depresivos son:

  • Estado de ánimo bajo, tristeza.
  • Falta de interés en las actividades cotidianas o dificultad para el placer.
  • Pérdida o aumento del apetito con la consiguiente pérdida o aumento de peso.
  • Alteraciones del sueño: insomnio o hipersomnia.
  • Falta de energía, apatía, cansancio.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimientos de culpa, ansiedad.
  • Ideas de muerte, intentos de suicidio.

trastorno bipolar

Los síntomas propios de los episodios de manía son:

  • Estado de ánimo elevado, euforia.
  • Autoestima exagerada, grandiosidad, creer que uno es capaz de cualquier cosa.
  • Disminución de la necesidad de sueño.
  • Pensamiento acelerado.
  • Aumentan la actividad social y sexual.
  • Aumento de gastos, compras compulsivas.

¿Con qué frecuencia se cambia de fase en el trastorno bipolar?

Los ciclos o la ciclación en un trastorno bipolar se refieren al periodo que abarca desde el final de un episodio hasta el inicio del siguiente. En un porcentaje muy bajo de los casos (entre el 5 y el 10%) aparece una ciclación rápida, es decir, la aparición de al menos cuatro episodios por año. Como vemos, no se trata de cambios de humor en el día a día, lo cual sería lo que se conoce como ciclación ultrarrápida (muy poco habitual).

¿Hay varios tipos de trastorno bipolar?

La manifestación clásica, el trastorno bipolar tipo I, consiste en la presencia de episodios depresivos y episodios maníacos, alternados por periodos de ausencia de síntomas o eutimia. Sin embargo, existen otros tipos de trastorno bipolar.

En el trastorno bipolar tipo II no existen episodios maníacos, sino hipomaníacos (de menor intensidad que los anteriores) y, sobre todo, aparecen episodios depresivos.

El espectro bipolar incluye a personas que padecen episodios depresivos recurrentes y, ocasionalmente, síntomas propios de los episodios de manía.

La ciclotimia consiste en fluctuaciones más leves del estado de ánimo, sin llegar a sufrir episodios graves.

Conclusiones

Como vemos, el trastorno bipolar nada tiene que ver con la utilización que se le da coloquialmente a los cambios de humor cotidianos. Se trata de una patología que puede llegar a ser grave y que implica gran sufrimiento para pacientes y familiares. Sin embargo, no tiene por qué ser incapacitante y se ha demostrado la utilidad de los tratamientos farmacológicos y psicológicos para poder llevar una vida normalizada.

No obstante, nos parece importante resaltar la amplia variabilidad que puede existir entre las personas que lo presenten. Cada persona tiene su propia particularidad y la presencia de los síntomas tienen sintonía con la historia vital de cada uno. Siempre será necesario individualizar la atención para cada caso y nunca generalizar ni sacar conclusiones precipitadas a pesar de la presencia de un diagnóstico.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies