Recientemente nos hemos encontrado en los medios de comunicación con la triste y dura noticia del joven que se ha quitado la vida. Este tipo de sucesos está siendo cada vez más frecuente en todo el mundo y nos vemos ante la necesidad de poner en conocimiento de la sociedad algunas claves de intervención para prevenir las conductas suicidas.

Es muy probable que en alguna ocasión nos hayamos encontrado a una persona que ha mencionado algún comentario de estas características: “Ya no puedo más”, “No tengo nada por qué seguir viviendo”, “A nadie le importa lo que me pasa”, “Ya no tendrán que ocuparse de mí”, “Estarán mejor sin mí”, “Nadie me entiende”.

¿Qué puede llevar a una persona al límite de querer suicidarse?

Es posible que, de primeras, no entendamos cómo ha llegado la persona a esa idea, pero debemos saber que son muchos los factores y las situaciones que las propician, tales como: haber sufrido la pérdida reciente de un ser querido (muerte o divorcio); sentirse extremadamente presionado; pérdida de prestigio (puede ser la pérdida de un trabajo o negocio); ser víctima de violencia o humillación; padecer una enfermedad grave (dolor o agotamiento crónico); ver agotados sus recursos; tener un historial familiar de suicidio o haber vivido el suicidio de algún amigo cercano, entre otros.

Cualquiera de estos acontecimientos estresantes, si se ven sumados a una vulnerabilidad personal así como a la falta de habilidades de afrontamiento, pueden favorecer la aparición de síntomas depresivos que a su vez pueden llevar a la persona a plantearse el suicidio. Es difícil imaginar el dolor psicológico extremo que lleva a alguien a decidir que el suicidio es el único recurso.

Suicidio

¿Es muy frecuente el suicidio?

El Instituto Nacional de Estadística nos proporciona datos que afirman que el suicidio fue la principal causa externa de muerte en 2013, siendo mayor el número de hombres que de mujeres.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud afirma que más de 800.000 personas mueren por suicidio en el mundo cada año, la cifra real probablemente sea mayor debido a que hay casos que no salen a la luz debido al estigma asociado con el suicidio, a la falta de procedimientos de registro de la muerte fiables y a las sanciones contra el suicidio que hay en algunos países.

¿Cómo podemos prevenir la conducta suicida?

Para prevenir el suicidio se ha de prestar atención a los grupos más vulnerables: niños, adolescentes, ancianos y personas en riesgo de exclusión. Con el objetivo de prevenir las conductas suicidas debemos atender e intervenir con las familias, mejorar los sistemas de información, la autonomía y los derechos del paciente así como dar a conocer los recursos e instituciones que puedan ayudarles.

Debido a la complejidad del problema y a la incertidumbre de no saber cómo actuar ante una persona con “ideas suicidas“, os facilitamos 6 claves de prevención:

  1. Preguntarles por su estado de ánimo. No le digas cómo debe sentirse o qué debe hacer. Solo hazle saber que quieres ayudarle y trata de entender lo que siente.
  2. Escuchar activamente, sin juzgarlos, sin prejuicios. No tienes que tener todas las respuestas, solo debes escuchar y hacerle saber que le importas.
  3. Mostrar interés por ellos. Una de las peores sensaciones que tiene una persona que contempla el suicidio es que nadie la entiende y que a nadie le importa. Siente que ha tratado de contarle a los demás su dolor, pero que nadie le oye. La clave para ayudarle es que deje de sentirse invisible.
  4. Proponerle buscar ayuda. La seguridad de la persona es la prioridad número uno y tal vez no puedas hacerlo solo. Habla con él o ella sobre la posibilidad de buscar ayuda profesional. Los pensamientos suicidas no pueden mantenerse en secreto.
  5. Romper el aislamiento. Tenemos que fomentar la creación de vínculos sociales, aumentando el apoyo que recibe y ayudándolo a crear estas relaciones sociales.
  6. Conectarles con la vida con nuestra presencia. Muéstrale que escuchas lo que dice y que comprendes que su dolor es real.

Suicidio 1

 ¿Cómo se sienten sus allegados?

Las familias, los amigos y en definitiva toda la sociedad siente la pérdida como un acontecimiento devastador que nos sume en sentimientos de dolor, ira, culpa, incredulidad.

Aunque el apoyo de amigos y familiares es fundamental, no siempre es suficiente. A menudo se necesita una ayuda más formal, como la ofrecida por profesionales especializados.

Desmontando mitos

A menudo los allegados temen intervenir por miedo a equivocarse y que esto traiga consecuencias negativas. Es por ello que a continuación os desmontamos algunos de los mitos que rodean al suicidio:

  1. Hablar sobre el suicidio con esa persona NO implica que la idea se asentará en su mente. Si la persona está muy deprimida, es muy probable que ya lo haya considerado. Poner este tema sobre la mesa puede favorecer un cambio, puede favorecer la desaparición de ese sentimiento de invisibilidad que la persona suele tener. Una vez que le preguntes abiertamente si tiene pensado hacerse daño, la persona sabrá que has escuchado su grito de dolor y comprenderá la seriedad de sus intenciones.
  1. Apoyarle no favorece la idea de suicidarse. Dile que lo apoyarás y que no comprendes todo, pero que tratarás de hacer todo lo necesario porque te importa mucho.
  1. Con regalos NO lo harás sentir mejor, porque en realidad harás que se sienta más culpable. Para algunos, los regalos les dan a entender que están “enfermos” y que necesitan regalos para mejorarse o que los demás prefieren darles cosas materiales en vez de pasar tiempo con ellos, aunque no siempre se da el caso.

Es muy importante que normalicemos la situación y se prevenga a tiempo.
En ocasiones, familiares y allegados se sienten culpables por pensar que podía haberse evitado. Si piensas que conoces a alguien que necesita un apoyo, es conveniente que os sentéis a hablarlo y busquéis ayuda de profesionales.

Desde MentalMadrid ofrecemos una ayuda personalizada. Si tienes dudas, contacta con nosotros.

Equipo MentalMadrid

mentalmadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies