Hoy en día, nuestros hijos nacen en un mundo que nunca podríamos haber imaginado hace tan solo unos años atrás. Podríamos decir que son nacidos en la nueva “Era de la tecnología”, una segunda revolución industrial, en la que el mundo de lo virtual y lo analógico se confunden y en la que comenzamos a encontrarnos que no siempre se está dando la garantía necesaria para un correcto crecimiento y desarrollo del niño.

Es por ello que creemos muy importante hablaros de la importancia y el cuidado de las nuevas tecnologías en la educación de nuestros hijos.

Actualmente, a golpe de dedo, casi sin darnos cuenta, navegamos por internet, mandamos mensajes, hacemos fotos, nos conectamos con nuestros amigos y familiares a través de redes sociales, vemos nuestros movimientos bancarios, mandamos correos electrónicos, leemos libros y vemos películas o series… Pertenecemos a un mundo completamente nuevo.

Gracias a esto, el mundo ha avanzado a pasos agigantados. En cuestión de minutos podemos enterarnos qué ocurre en la parte opuesta del planeta… Pero, ¿son todo beneficios para la humanidad?

Como en toda situación, un mal uso o un uso excesivo de ello producen a lo largo del tiempo problemas de diferente índole.

En lo que se refiere a los menores de edad (de 10 a 15 años) la proporción del uso de las nuevas tecnologías es muy alta. El uso del ordenador es casi universal (un 95%) y el 91,8% utiliza internet. En 3 de cada 5  niños de la población de entre 10 y 12 años posee un teléfono móvil, tasa que cada año crece más y en la que el rango de edad baja; y esto se ve incrementado significativamente de 13 a 15 años donde encontramos que más de 4 de cada 5 niños posee un teléfono móvil.

Tanto jóvenes como mayores estamos entrando en esa nueva era comunicativa, aunque como es normal, nos preocupa más el buen uso y el control de los aparatos en los menores de edad, todos estamos sujetos a los mismos posibles problemas de adicción y/o ansiedad cuando algo falla en este uso.

Habilidades tan elementales como mirarse a los ojos, darse un beso o un abrazo, el lenguaje no verbal, el tono de voz… están perdiendo peso y siendo sustituidos por emoticonos como parte sustantiva de nuestro mensaje.

Los niños y adolescentes están metiéndose de forma natural en lo que forma parte de su mundo, ausente de miedos y prejuicios.

¿Sabemos todos los peligros que nos presenta la red?

Cada día más, vemos en la televisión y en los periódicos situaciones de acoso producidas a través de la red.

En el año 2011, el Defensor del Menor y el Metro de Madrid desarrollaron una campaña de sensibilización sobre el ciberbullying o acoso a través de los medios tecnológicos que os invitamos a ver.

¿Qué es el ciberbullying o ciberacoso?

El ciberbullying o ciberacoso podríamos definirlo como una situación de acoso entre iguales que incluye insultos, vejaciones, chantajes de unos niños a otros, y que se da a través del correo, mensajes de texto, redes sociales o comentarios en videos o fotografías.

El ciberbullying o ciberacoso se da cuando una persona ejerce su poder o presión sobre otra, de forma repetida e intencionada, a través de los medios electrónicos con insultos, amenazas, humillaciones, etc. Puede consistir simplemente en seguir enviando correos a una persona que previamente te ha pedido no quiere recibir más.

El ciberbullying comparte rasgos con el denominado bullying tradicional, desarrollado en espacios físicos. Sin embargo, el ciberbullying dado su espacio virtual, posee unas características diferenciales a éste:

  1. Ausencia de contacto directo y a la cara.
  2. Mantenimiento del mensaje o acción agresiva durante mucho más tiempo.
  3. Existencia de una audiencia no deseada y de difícil control y acceso.

Características:

  • Se produce una agresión repetida y continuada.
  • Normalmente existe una relación o contacto previo en el mundo físico.
  • El acosador tiene la intención de causar daño (esto no suele darse al principio del proceso)
  • Puede ligarse a situaciones de acoso en la vida real.
  • Se da en medios virtuales como redes sociales, mensajería instantánea, foros, chats, e-mails…

Ciberbullying

Los daños de este ciberbullyingciberacoso pueden no ser pequeños y sabemos las consecuencias y efectos que produce ya que es un fenómeno en permanente actualidad.

Ser víctima de ciberbullying predice un elevado incremento de síntomas depresivos y un mayor riego de uso problemático de internet, y por tanto, los profesionales de la salud mental prestamos especial atención a estos problemas en el tratamiento de las víctimas del mismo.

Pero no es el ciberbullying el único de los problemas que se dan en la red. Menos conocido por su nombre, pero muy conocido por sus características está el Grooming.

¿Qué es el Grooming?

El Grooming no es muy conocido generalmente. Se trata del acoso ejercido por un adulto en un menor refiriéndose a acciones realizadas deliberadamente para establecer una relación y un control emocional sobre el niño preparando así el terreno para el abuso sexual del menor.

El Grooming, tiene unas fases que nos explica de forma clara Victoriano Panizo (Jefe del Grupo de Investigación Tecnológica en la Jefatura Superior de Policía de Castilla la Mancha)

  1. El ciberacosador contacta con el menor a través de Internet (mensajería instantánea, chat, redes sociales, etc). Finge ser atractivo para el menor, haciéndose pasar por otro menor de edad similar (incluso suele enviarle imágenes de otro menor de edad que haya conseguido a través de la red). Es decir, intenta ganarse la confianza del menor poco a poco.
  2. En el transcurso de la relación, consigue que el menor le envíe alguna foto comprometida, logrando que encienda la webcam, que pose desnudo, etc.
  3. Una vez que el menor le envía la imagen o enciende la web cam, comienza a acosarle con acciones. Si el menor no accede a sus pretensiones sexuales, el ciberacosador le amenaza con difundir la imagen que haya capturado con mayor carga sexual a través de internet.
  4. Mediante estas amenazas, el ciberacosador accede a todos los caprichos sexuales, llegando incluso, en algún caso, a contactar físicamente con el menor y abusar sexualmente de él.

grooming

Inicialmente el ciberacosador suele utilizar diferentes métodos para acceder a la víctima hasta ganar su confianza. Puede, incluso, ofrecer cantidades de dinero o regalos a cambio de fotografías.

Según el Estudio de Hábitos seguros en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación, un 2,1% de los padres y un 1,3% de los hijos, afirman que los menores han estado expuestos a situaciones que identifican como Grooming o acoso sexual en la red.

Os dejamos un video en el que se observan todas las fases y consecuencias del Grooming.

 

Desde MentalMadrid os recomendamos que habléis con vuestros hijos y les expliquéis las diferentes situaciones que pueden darse en la red. Estas situaciones pueden evitarse con una buena información y educación. Actúa ahora que aun estás a tiempo.

Para cualquier información o ayuda podéis poneros en contacto con nosotros.

Esperamos os haya servido la información.

 

Equipo MentalMadrid.

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies