Seguro que no es la primera vez que oyes hablar de los mitos del amor romántico, de esto que está tan presente en la sociedad y que, muchas veces, nos enreda en relaciones que nos pueden perjudicar o mantener en dinámicas que son dañinas para el bienestar individual. Cuando la sociedad aprueba comportamientos disfuncionales, favorece que estos se mantengan y se justifiquen.

Es una tarea de todos el conocer estos mitos para favorecer que, poco a poco, se vayan destruyendo y sustituyendo por formas más sanas de relación. Los mitos dependen de la cultura en la que nos encontremos ya que no todas las sociedades abalan los mismos comportamientos o creencias. Algunos de los mitos más presentes en nuestra sociedad son los siguientes:

“El mito de la media naranja”

Por suerte, este mito cada vez está menos presente y son más las personas que conciben que no es necesario estar en pareja para poder ser una “naranja completa”. El creer que solo estaré realizado como persona cuando encuentre a una persona que me complemente puede llevar a sacrificar aspectos de la vida personal o sentir insatisfacción vital en el caso de no encontrarla. Asimismo, favorece la dependencia emocional y el mantener una relación de pareja a cualquier precio bajo la premisa (consciente o no) de que, si no, no podré vivir en plenitud.

 

Será importante integrar que no necesito estar en pareja para poder realizarme como persona ya que esta es solo una opción más de vida. En el caso de elegir estar en pareja, será adecuado entender que la relación está formada por dos seres completos y perfectos que eligen libremente caminar uno al lado del otro, en sintonía e igualdad.

“Tengo que ser totalmente independiente”

Por contrapartida, encontramos el mito de la individualidad, del tener que ser completamente independiente de mi pareja. Vivimos en la era de la libertad, del individualismo, y esto puede llevarnos a primar el bienestar y la independencia por encima de todo lo demás. Esto puede llevar a descuidar a la pareja y al conjunto de la relación.

“Amor implica dolor”

Otro de los mitos muy presentes, que podemos ver ejemplificado en nuestro refranero, es “quien bien te quiere te hará llorar”, o “amores reñidos son los más queridos”. Este mito puede llevar a aguantar comportamientos hirientes, ataques o agresiones bajo la justificación y la creencia de que amor implica dolor. En este aspecto, nos gusta ser tajantes: si duele, no es amor. Puede que sea otra cosa como dependencia emocional, posesión, dinámicas relacionales en donde hay asimetría de poder o de intereses, etc.

 

“Si no siente celos es que no me quiere”

Bajo esta falsa creencia, se pueden cometer actos de intromisión en la intimidad de la otra persona, agresiones verbales o psicológicas, frustración, etc. Sin embargo, es totalmente falsa. Detrás de los celos se pueden esconder muchos comportamientos que no son necesariamente amor como inseguridad personal, inseguridad en la relación, posesión o creencias heredadas. Los celos son una emoción que no tiene por qué ir necesariamente unida al ámbito del amor y la pareja. Es más, se puede sentir celos de alguien a quien no queremos.

“El amor es incondicional, el amor todo lo puede”

Frases como “el amor es incondicional”, “el amor todo lo puede”, “si hay amor, nada más importa” pueden llevarnos a aguantar comportamientos de agresión u hostilidad o a mantenernos en dinámicas muy disfuncionales. El amor solo no basta, será necesario establecer unas normas básicas de respeto y de convivencia, así como se simetría en la relación (sin abuso de poder por parte de uno de los miembros y de sumisión por el otro), unos buenos canales de comunicación, un equilibrio entre lo que constituye a la pareja y lo que compete al ámbito personal de cada miembro, etc.

Conclusiones

Con la presentación de estos mitos, que son solo algunos de los más presentes en nuestra sociedad, pretendemos invitar al lector a la revisión de sus creencias, de sus formas de relacionarse, de sus ansiedades y angustias para así poder estar en pareja desde las bases de la libertad, el respeto y el amor propio. Solo así se podrá construir una relación sana y un bienestar emocional pleno.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies