El acompañamiento terapéutico es un recurso que se enmarca en el campo de la salud mental y mediante el que acompañante y acompañado se encuentran para realizar un trabajo terapéutico. Se establece un vínculo entre ambos para, desde ahí, poder reestablecer y sanar aquellas esferas de la persona que se encuentren deterioradas.

El acompañamiento terapéutico es un recurso cada vez más extendido que se usa en situaciones en las que es necesario una contención y sostén para el acompañado. El objetivo es desarrollar habilidades de la vida cotidiana, fomentando así la autonomía de la persona.

El acompañante terapéutico es un profesional formado en el campo de la salud mental que trabaja atendiendo a las circunstancias y necesidades específicas de cada caso. Además, el acompañante terapéutico forma parte de un equipo con el que consulta y con el que se coordina, así como con otros profesionales de la salud con los que tenga relación el acompañado. Se crea así una perspectiva de trabajo multidisciplinar.

¿A quién va dirigido el acompañamiento terapéutico?

El acompañamiento terapéutico va dirigido a diferentes patologías, principalmente:

  • Personas con problemas psiquiátricos que necesiten una mayor asistencia que la que brindan los servicios de Salud Mental o que aún no han iniciado este proceso.
  • Personas que tienen diversa patología física que le supone dificultades en el desarrollo normal de las actividades de la vida cotidiana, con el consiguiente deterioro psicológico.
  • Personas con trastornos de la alimentación.
  • Niños y adolescentes con problemas de comportamiento.
  • Personas que se encuentran en situación de aislamiento.

¿Cuál es la forma de trabajar en el acompañamiento terapéutico?

Para realizar el acompañamiento terapéutico, normalmente el acompañante se desplaza al entorno del acompañado y realiza con él diferentes actividades de su vida cotidiana. Desde el vínculo que crean y desde la seguridad que proporciona el mismo, el acompañado puede explorar y acercarse a su entorno social o a situaciones cotidianas en las que puede tener dificultad. Asimismo, se pueden restablecer vínculos dañados con las personas del entorno cercano o dotar a la persona de herramientas para que se desenvuelva en diferentes situaciones interpersonales.

Por ello, el acompañamiento puede tener lugar en cualquier ambiente. En este sentido, puede realizarse tanto en el domicilio como en lugares cotidianos.

Conclusiones

El acompañamiento terapéutico es un recurso útil que se integra dentro de un conjunto de tratamientos de la salud mental con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la persona que lo demanda. Normalmente, es el acompañado, la familia o algún profesional de la salud mental quien demanda este servicio de acompañamiento terapéutico.

Desde MentalMadrid, ofrecemos este servicio de acompañamiento terapéutico adaptándonos por completo a las necesidades de la persona (tanto en las áreas a trabajar como en horarios y frecuencia de los acompañamientos terapéuticos) tras un estudio previo individual de cada caso.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies