La pérdida forma parte de la vida. Sobrellevarla cuando se trata de un amigo cercano o de un familiar podría ser uno de los mayores retos a los que nos enfrentaremos todos en algún momento de nuestra vida.

Uno de los errores que frecuentemente cometemos es comparar los sufrimientos, ver si un dolor es mayor que otro. Hay que describir y, sobre todo, respetar el sentimiento de cada persona. Todos sabemos que hay ciertos vínculos que son indescriptibles, como el de un padre hacia un hijo. Cuando una persona pierde a su padre, se queda huérfano, cuando pierde a la pareja se queda viudo…pero perder a un hijo es algo que no tiene una palabra que lo defina.

¿Cuál es la reacción normal ante la pérdida de un ser querido?

Cada persona reacciona de forma diferente cuando sufre la pérdida de un ser querido. Es frecuente oír hablar sobre las fases del duelo (etapas que una persona va atravesando tras la pérdida), sin embargo las investigaciones recientes apuntan en la línea de que no todas las personas recorren todas las etapas de forma progresiva, tal y como se creía tradicionalmente.

Cada persona reacciona de forma diferente, utilizando en cada caso los mecanismos propios para sobrellevar el dolor que la pérdida de un ser querido conlleva. Hay factores cuya presencia favorece que el proceso de duelo sea más llevadero, como por ejemplo contar con apoyo de su entorno o mantener hábitos de vida saludables, entre otros.

Aceptar la muerte de alguien cercano puede llevarnos desde meses hasta años, no hay una duración “normal” del duelo tras la pérdida.

¿Cómo se siente quien pierde a un ser querido?

Se suele pensar que el sentimiento más habitual en el duelo es la tristeza, pero el más difícil de manejar es la culpa.

Aunque, como acabamos de comentar, cada persona reacciona de un modo diferente, lo cierto es que es probable que la persona que ha sufrido la pérdida a un ser querido presente:

  • Sentimientos: tristeza, rabia, impotencia, ira, soledad, irritabilidad, alivio, culpa.
  • Síntomas físicos: sensación de vacío en el estómago, opresión en el pecho y/o garganta, fatiga, cansancio, sobresaltos frecuentes, alteraciones del apetito y del sueño.
  • Pensamientos: negar lo ocurrido, dificultades de concentración y problemas para pensar con claridad.
  • Alteraciones perceptivas: sentir la presencia de la persona fallecida, verla, oírla, etc.
  • Otros: soñar con la persona fallecida, llamarla en voz alta y buscarla, evitar recordatorios o por el contrario almacenar objetos, hiperactividad o ausencia de la misma, aislamiento social, dificultad para seguir el ritmo cotidiano, hablar constantemente de la persona fallecida o negar su existencia, absentismo laboral, bajas por enfermedad.

¿Cómo sé si necesito ayuda psicológica tras la pérdida de un ser querido?

En general, una persona necesita buscar ayuda psicológica cuando se siente incapaz de llevar a cabo sus actividades cotidianas y su rutina diaria, es decir, cuando el dolor interfiere notablemente en su vida.

Evitar hablar sobre el dolor no hará que desaparezca. El dolor disminuye cuando se comparte. Quien no narra lo que siente no se desahoga y quien no se desahoga, se ahoga en su sufrimiento. Tenemos el derecho y el deber de contar cómo nos sentimos y que nadie nos juzgue.

Algunas de las situaciones que son indicativas de que es necesario pedir ayuda profesional son (entre otras):

  • Si se busca aliviar el dolor mediante el alcohol u otras drogas.
  • Cuando el aislamiento es cada vez mayor, sin que la familia o amigos puedan evitarlo.
  • Si aparecen sentimientos de culpa excesivos por la muerte de la persona querida.
  • Si has sufrido varias pérdidas de seres queridos en poco tiempo.
  • Cuando sientes que el dolor que experimentas se prolonga demasiado en el tiempo, es decir, si tras un período de tiempo razonable, continúan las dificultades para reiniciar las actividades sociales, laborales, etc…
  • Si aparecen con frecuencia pensamientos de querer abandonarlo todo.
  • Cuando las emociones y sentimientos interfieren de forma importante en tu día a día y en tu calidad de vida, manteniendo un elevado nivel de sufrimiento.
  • Si la pérdida coincide con un periodo de depresión o algún otro trastorno psicológico.

Estrategias para afrontar la pérdida de un ser querido

En primer lugar, tenemos que tomar consciencia de lo que ha sucedido. Es importante hablar sobre la muerte de nuestro ser querido, porque negar lo ocurrido o evitar hablar del suceso puede frustrarnos y también frustrar a las personas que forman su red de apoyo, lo cual lleva al aislamiento. Compartir algunas anécdotas sobre los difuntos puede ayudar a todos a sobrellevar la pérdida. Pero igualmente importante es tomar consciencia de lo que sentimos. Tenemos que expresar y compartir nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestras preocupaciones.

Tras la pérdida de un ser querido podemos experimentar todo tipo de emociones como hemos comentado anteriormente, y debemos saber que es algo normal y no sentirnos asustados por la vorágine emocional que podemos presentar.

Tenemos que darnos permiso para estar en duelo, tomarnos nuestro tiempo para aceptar la pérdida de nuestro ser querido, para sentirnos tristes, etc. No debemos tomar decisiones precipitadas ni resolver muchos problemas a la vez. Lo ideal es dejar las decisiones más importantes para cuando recobremos la sensación de tranquilidad.

En este proceso no debemos descuidarnos. Es importante comer bien, hacer algo de ejercicio y también descansar. Para ir recuperando nuestro ritmo de vida, una buena opción es empezar realizando actividades que antes nos gustaban, buscar espacios para nosotros y también para estar con los demás.  Al final, hay que seguir viviendo adaptándonos a la idea de que nuestro ser querido ya no está (es importante, aunque muy duro, retirar cuanto antes sus cosas, quitar el nombre del buzón, su firma del banco, su número de teléfono…).

No se trata de olvidar, eso sería un maltrato a nosotros mismos. Se trata de no enquistarnos en el recuerdo.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies