Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, las emociones son sanas y propias de los seres humanos, por lo que no podemos escapar de ellas. Desde que nacemos, las emociones nos acompañan y nos guían, aunque a veces nos generen sufrimiento por no saber cómo regularlas o descargarlas.

Por este motivo, desde que los niños nacen, expresan sus emociones de la única manera que saben: con llanto, gritos, pataletas… En función de su etapa madurativa y de su nivel de desarrollo esto lo harán de una manera o de otra, hasta que adquieran unas capacidades de gestión y comprensión emocional propias de una etapa más cercana a la adultez. En la medida en que vayamos introduciendo estrategias de regulación emocional desde etapas tempranas del desarrollo, mejor será la inteligencia emocional de esa persona.

¿Cuál es el objetivo de las técnicas de relajación?

Antes de comentar las técnicas de relajación para niños, consideramos importante comentar que el papel de la relajación nunca es eliminar la emoción (en este caso, la ansiedad), sino poder rebajar los niveles de angustia que la emoción genera para así poder tolerarla y regularla.

Las emociones funcionan como las olas del mar. En un primer momento, están calmadas y van subiendo a niveles altos –que pueden ser molestos- hasta que, finalmente, descienden y se estabilizan de nuevo. Intentar ponerle barreras, al igual que con las olas, solo servirá para intensificarlas.

Técnicas de relajación centradas en la respiración

La respiración es uno de los recursos más utilizados y potentes para regular el sistema nervioso, tanto en niños como en adultos. La práctica habitual de llevar a cabo una respiración profunda y tranquila aporta diversos beneficios físicos y emocionales, entre los que se encuentran: disminución de sensaciones de estrés y ansiedad, reducción de sensaciones de dolor, mejora del funcionamiento digestivo y aumento del contacto con las sensaciones corporales, entre otros.

Algunas de las técnicas de relajación para niños que podemos utilizar para la práctica de la respiración de una forma lúdica son las siguientes:

Técnica del globo

El objetivo de esta técnica de relajación para niños es aumentar la comprensión sobre el funcionamiento de ciertas emociones, así como mejorar las habilidades de regulación de las mismas.

Se comienza explicando al ejercicio y comentando el papel que tienen ciertas emociones en nuestro cuerpo, generando sensaciones de tensión. A continuación, se le ofrece un globo y le pedimos que comience a hincharlo. Según lo va haciendo, se le explica que nosotros somos como un globo, que nos vamos hinchando según nos vamos cargando de emociones desagradables como la rabia. Cuanto más nos enfadamos, más se hincha, hasta que explota. Permitimos que el niño hinche el globo de aire hasta que explote.

Después, le damos otro globo y le indicamos que lo hinche un poco para, después, dejar salir el aire. Así, al volver a su posición original, el globo está tranquilo y sin tensión.

Por último, se le indica al niño que se tumbe en el suelo y que trate de imaginar que él es un globo. Desde ahí, le pedimos que respire simulando que se hincha de la misma manera que lo hizo el globo: empezando por la parte baja de la tripa e imaginando como el aire llega a los brazos y a las piernas. Indicamos que deje salir el aire de nuevo y le pedimos que lo repita unas cuantas veces. Animamos a que observe cómo está su cuerpo ahora en estado natural de relajación y de ausencia de tensión e invitamos a que lo pueda probar cuando sienta que la rabia le esta dominando tanto que puede hacerle explotar.

Técnica de la vela

Consiste en encender una vela y, con la ayuda de un adulto, jugar a ver quién es capaz de soplar la vela sin apagarla. Es objetivo es poder llevar una respiración lenta y pausada para favorecer el entrenamiento de este tipo de respiración.

Técnicas centradas en las sensaciones corporales

Otro de los recursos que favorece la relajación en niños es el contacto con las sensaciones corporales. El cuerpo es el primer lugar donde se manifiestan las emociones. Sin embargo, es habitual que nos hallemos desconectadas de estas y que no les prestemos atención. De esta manera, no somos conscientes de cuáles son las señales que aparecen en nuestro cuerpo para indicarnos que estamos sintiendo una determinada emoción.

Técnica del muñeco de trapo y soldadito de plomo

Mediante esta técnica de relajación para niños, se pretende que el niño pueda familiarizarse con las sensaciones de relajación y de tensión que aparecen en su cuerpo para, cuando aparezcan en su vida cotidiana, poder identificarlas y tomar conciencia de que se está sintiendo de una determinada manera.

La técnica de relajación infantil consiste en, mediante el juego, simular que estamos siendo un soldadito de plomo. Adoptamos la postura rígida en donde las articulaciones se mantienen estiradas y desde ahí se camina. Apretamos puños y doblamos talones para poder contraer todo el cuerpo, metemos la tripa para dentro e indicamos al niño que atienda a cómo es su cuerpo en esta postura. A continuación, simulamos que nos acabamos de convertir en un muñeco de trapo y relajamos al máximo nuestros músculos, eliminando toda la tensión y todo el control de los mismos. Animamos de nuevo al niño a que observe sus sensaciones corporales y a que perciba el contraste.

Conclusiones

Esperamos que estas técnicas de relajación para niños hayan podido ser de utilidad y os animamos a que las podáis poner en práctica con vuestros hijos o alumnos como un elemento de juego más. Además, sería recomendable complementar esto con un entrenamiento en el conocimiento emocional para poder ir familiarizando a los menores en el funcionamiento de cada una de las emociones. Así, se aumentará la probabilidad de que se conviertan en adultos con recursos de manejo de las emociones propias y reconocimiento de las ajenas.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies