Si hace semanas publicábamos un post acerca de la importancia de los límites y normas en la infancia, hoy lo hacemos centrándonos en la adolescencia.

Después de la niñez y la infancia, el ser humano comienza a entrar en la adolescencia , etapa (12-20 años) en la que se producen grandes cambios físicos que le acompañarán a lo largo de su vida. Además, destaca la búsqueda de identidad propia del individuo. A lo largo de esta fase evolutiva el individuo va decidiendo e incorporando sus rasgos personales definitorios, a través de un largo proceso que ya comenzó en la niñez y que va culminando al final de la adolescencia.

El periodo de tiempo desde los 12 hasta los 20 años es amplio y lo más probable es que no tenga nada que ver un/a adolescente de 12 años con otro/a de 20 años. Por ello se podría distinguir dentro de esta fase a un/a preadolescente de un/a adulto/a joven. Es la tarea de los padres y demás agentes la de dotar a hijos e hijas de las herramientas necesarias para adaptarse a las exigencias de la vida, de la manera más funcional o efectiva según la edad en que se encuentren. Para ello es necesario, entre otros aspectos, que padres y madres continúen con la aplicación de límites y de normas iniciada en la infancia.

Adaptar límites y normas de la infancia a la adolescencia.

Como se ha venido comentando, hijos e hijas comienzan con una búsqueda de identidad propia y formación de autoconcepto que hace necesario que el estilo con el que se ha educado en límites y normas durante la infancia incorpore nuevas actuaciones y variaciones que se adapten al momento evolutivo en que se encuentran, pues sería un error exigir lo mismo a un/a niño/a de 10 años que a un/a adolescente de 14 años y viceversa.

Puede que el cambio o la adaptabilidad sea la principal característica que los límites y normas durante la adolescencia deban reunir frente a la directividad y rigidez de la etapa anterior. De esta manera, se adoptará por parte de los padres un estilo menos directivo y más flexible, siempre en función de la maduración y necesidades de cada adolescente. Sería algo parecido a “ir soltando” para que vayan valiéndose y probándose por sí mismos, paso a paso. Algunas circunstancias pueden implicar rigidez pero se tratará de ir adoptando una actitud negociadora y de intercambio.

Lo más eficaz es ir modificando paulatinamente los límites y normas, conforme hijos e hijas van adquiriendo las habilidades. De esta manera se evitarán cambios drásticos o “de un día para otro” y se favorecerá una buena adaptación a las nuevas normas o exigencias.

Para ello se tiene que hacer un esfuerzo en establecer un diálogo con hijos e hijas: no se trata de dirigirles la conducta como cuando son niños o niñas, sino de asegurarnos de que se ha comprendido la norma, límites y consecuencias de su incumplimiento o transgresión.

Algunas indicaciones para el establecimiento de normas y su frecuente discusión.

A continuación se explican algunas particularidades acerca de la comunicación de normas y límites a adolescentes.

  • Que un hijo o hija discuta una norma o comunique lo que considera injusto no debe estar prohibido, siempre dentro de unos límites que debe conocer. Es más positivo dejar que el/la adolescente comparta su opinión y que cuando se sobrepasen los límites se de el aviso de que de esta manera no es posible comunicarse. Es más positivo no mantener la comunicación y retomarla en otra ocasión.
  • Se debe ser comprensivo, escuchar y explicar varias veces (según la edad) el por qué de una norma. Si se transmite enfado, será percibido como algo negativo.
  • Cuando una norma es frecuentemente discutida quizás haya que analizar la funcionalidad de la norma, el momento evolutivo en que se encuentra el/la adolescente y si la norma se va a mantener a largo plazo. Puede ser efectivo hablar sobre estos aspectos con ellos/as.
  • En la medida en que hijos e hijas perseveren en su intento por modificar una norma, padres y madres deben perseverar de manera empática y asertiva. De nada sirve si finalmente se cede, ya que los adolescentes habrán conseguido su objetivo y repetirán este modo de actuar, asumiendo que de alguna manera se terminará cediendo. Por ello suele ser preferible que, si una norma puede cambiar, esto se explique y se detalle para no crear confusión ni ambigüedad.
  • Si una norma va a ser modificada es preferible comunicarlo con anterioridad al momento en que se espera, por parte de padres y madres, que deba ser cumplida. De igual manera no es adecuado cambiar una norma en medio de un conflicto o discusión.
  • El cumplimiento de normas y límites conlleva responsabilidad. Los/las adolescentes se irán haciendo responsables de su conducta y respondiendo a las exigencias del entorno en la medida en que van madurando, creando su autoconcepto y formando su personalidad, siendo necesario ir dando cierta autonomía.
  • De poco suele servir estar continuamente repitiendo o recordando normas a hijos e hijas adolescentes. De esta manera se estaría utilizando un elemento externo necesario para su cumplimiento, en este caso los padres, haciéndose responsables de la conducta de hijos e hijas (además del gasto energético que supone). Puede ser más efectivo escoger uno o varios momentos a la semana, según el caso, para hablar de normas, límites o consecuencias de su incumplimiento. En estos momentos puede ser bueno reflejar los logros de hijos e hijas para después sugerir las mejoras. Además este sería el momento idóneo (el/la adolescente debe saberlo) para discutir normas y nunca otro.
  • Dar autonomía no significa dejar que estar pendientes de hijos e hijas, se trata más bien de cuidar “desde lejos”, manteniendo una distancia prudencial en la que quede constancia de que padres y madres continúan ofreciendo seguridad. Para ello puede ser efectivo respetar la intimidad y ser cercano en la medida de lo posible y que hijos e hijas permitan. La adolescencia es una época en la que hijos e hijas adolescentes son muy influenciables y no suele ser por el grupo de referencia más cercano, la familia.
  • Es más efectivo no exigir la perfección de hijos e hijas y perseguir una progresiva asunción de responsabilidades.

Debido a la dificultad de adaptarlo a cada caso particular y llevar a cabo las indicaciones propuestas, se recomienda acudir a un profesional que guíe el proceso cuando se sienta que existen dificultades.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies