Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/38/d597996783/htdocs/clickandbuilds/MentalMadrid/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 4867
¿Qué está pasando con el suicidio? Una epidemia tabú.

¿Por qué no hay campañas publicitarias contra el suicidio, si hay más muertes por suicidio que por accidentes de tráfico y la DGT hace anuncios de concienciación sobre ellos? ¿Qué papel tiene la salud mental en este país?

En España, se suicida una persona cada dos horas y media.  La cifra de personas suicidas triplica la cifra de las muertes por accidentes de tráfico. El suicidio es la primera causa de muerte no natural, y las asociaciones reclaman un Plan Estatal contra el Suicidio.

¿Sigue siendo el suicidio un tema tabú?

Desgraciadamente, sí. Y es importante dar visibilidad a las señales que nos indican que hay riesgo de suicidio y que señalamos en este artículo.

Pese a que cada vez son más los medios que se suman a dar voz y visibilidad a la realidad del suicidio y a las personas que se suicidan, sigue siendo un tema tabú del que se habla muy poco y del que se sabe muy poco también. A lo poco que se cuenta, hay que añadirle el hándicap de la presencia de muchos mitos al respecto que ya relatamos en Claves y consejos para prevenir el suicidio.

Como se comentaba, son muchas las voces que intentan dar visibilidad a esta realidad, como es el caso del testimonio de Carlos Pérez, cuya madre se terminó quitando la vida. También el actor Román Reyes, que denunciaba el abandono al que había sido sometida su madre hasta que se suicidó.

Pero no son en absoluto casos aislados. Solo en España se suicidan 10 personas al día, y al menos 200 lo intentan.

Los pensamientos suicidas y los actos no solo lo sufren personas anónimas. De hecho, hay una larga lista de personas conocidas que se han quitado la vida, como por ejemplo el actor Robin Williams; el DJ sueco Avicii; el fundador de Nirvana, Kurt Cobain; el escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway; el diseñador Alexander McQueen; Lucy Gordon; el ciclista español Luis Ocaña…y muchas otras personas cuyos fallecimientos “están envueltos en misterio” en su mayoría por vergüenza, tabú o pudor para hablar sobre el suicidio.

¿Por qué una persona decide suicidarse?

Normalmente una persona no desea suicidarse, desea dejar de sufrir. Y el suicidio es la única manera que encuentran para hacerlo.

¿Creemos que las ideas de suicidio aparecen de repente en la mente de una persona sin más? No. Todas las personas que piensan en el acto suicida o que logran suicidarse son personas que tienen problemas emocionales e incluso trastornos mentales diagnosticados: depresión, historia de abusos, consumo de alcohol u otras sustancias, pérdidas, experiencias de maltrato, abandono, traumas, etc… ¿Qué está pasando?

De las personas que consiguieron quitarse la vida mencionadas anteriormente, la mayor parte tenían problemas emocionales o trastornos mentales de base. Llegados a este punto nos preguntamos… ¿está el Sistema de Salud Mental funcionando?

¿Por qué una persona finalmente consigue suicidarse?

Muchos piensan que esto puede deberse a que la persona no pide ayuda ni muestra signos de estar pasando por esta terrible situación. Pero no siempre es así. De hecho, el mito de “quien quiere suicidarse no lo dice” es uno de los que más interfiere en su prevención. Según los datos, casi el 80% de las personas que se suicidaron habían verbalizado previamente su intención, o al menos la habían mostrado de alguna forma.

¿Cómo podemos saber si hay riesgo de suicidio?

Estando muy atentos.

Hay que atender cualquier comentario que la persona haga al respecto, como por ejemplo: “Ya no puedo más”, “Estarán mejor sin mí”, “Soy una carga”, “Para lo que me queda…”, “La vida no vale la pena…”, “Nunca podré salir de esto”, “No valgo para nada”, “ Si me suicidio, se acabaron los problemas”, “No le importo a nadie”, “Todo me sale mal, soy un inútil”, “Ya no me retiene nada aquí”, “Mi vida es un fracaso”, etc.

Cuando somos testigos de estas verbalizaciones es importante preguntar por ejemplo: “¿qué quieres decir con que ya no puedes más?”, “¿has pensado alguna vez en el suicidio?”

Pero también hay que estar atentos a lo que la persona hace, pues cuando alguien tiene planificado suicidarse, de forma previa suele: regalar algunas pertenencias, despedirse cariñosamente de allegados (si este comportamiento es poco frecuente, prestar más atención aún), escribir una nota de despedida o arreglar el testamento, abandonar sus autocuidados, cambiar sus hábitos de sueño y de alimentación, iniciar de repente el consumo de tóxicos, emprender acciones temerarias, autolesionarse

¿Qué puedo hacer si alguien quiere suicidarse?

Si has podido observar algunos de los síntomas que se han mencionado con anterioridad, o si alguien te ha confesado directamente que quiere suicidarse, probablemente te preocupes y te sientas angustiado. Si te ve preocupado o alarmado es posible que intente quitarle importancia y diga algo así como: “no se lo digas a nadie, no quiero preocuparlos”, etc. Lo prioritario siempre es su vida y buscar apoyo y ayuda profesional.

La mejor forma de reaccionar es escuchar y reprimir el impulso de quitarle las ideas suicidas, evitando comentarios del tipo “si tienes toda la vida por delante”, “con lo bonita que es la vida”, etc. Lejos de eso, tenemos que ser cálidos, honestos y mostrar empatía: “me gustaría saber cómo puedo ayudarte”, “¿te apetece contarme cómo te sientes?”, “¿qué ideas son las que se te pasan por la cabeza?”, “¿tienes algún plan?”, “¿lo has intentado alguna otra vez?”, “¿qué te impediría hacerlo?” “no puedo imaginarme cómo es sentirse como te sientes tú, pero si me ayudas quizá pueda entenderte mejor”, “me siento impotente por no saber qué hacer ahora”, etc. Dejarles hablar es mucho mejor que confrontarles.

Es importante que, desde la calma, la tranquilidad, la preocupación y la comprensión, nos tomemos enserio cualquier manifestación o sospecha, y hablar directamente con la persona en riesgo. Cuanto más claro tenga la persona dónde, cuándo y cómo piensa hacerlo, mayor es el riesgo de que acabe llevándolo a cabo (especialmente si hay antecedentes depresivos o de otro trastorno mental).

Es importante encontrar soluciones prácticas como no dejar sola a la persona (incluso quedarnos en su casa a dormir, por ejemplo), acompañarle en todo momento, ayudarle a “aplazar” su plan de suicidio con la promesa de hablarlo al día siguiente, retirar de su alcance todo lo que pueda servir para infringirse daño o autolesionarse (como por ejemplo utensilios, medicación, sustancias, llaves del coche, etc) y por supuesto buscar ayuda profesional (emergencias, hospital, centro de salud mental, etc).

¿Están el sistema familiar y el sistema sanitario preparados para el suicidio?

En la práctica clínica nos encontramos que no siempre es así. El protocolo de ingresos y medidas de tratamiento y contención para pacientes que refieren tener ideas de suicidio graves, suele ser insuficiente.

Cuando esto ocurre, el acompañamiento terapéutico resulta una herramienta terapéutica fundamental.

El acompañamiento terapéutico para personas con ideas de suicidio

El acompañamiento terapéutico adaptado a estos casos tiene el objetivo principal de sostener a la persona, evitando el riesgo de cometer el acto suicida a la vez que se trabaja terapéuticamente el problema emocional, psicológico o psiquiátrico de base, manteniendo la coordinación exhaustiva con la familia y los demás profesionales de la salud que intervengan en el caso.

Hay que tener en cuenta que en este punto, muchas de las personas no tienen fuerza o motivación para acudir a terapia (ni para empezar un nuevo día en su vida), de ahí la importancia del acompañamiento terapéutico a domicilio.

En esta modalidad de intervención que se realiza en el contexto habitual de la persona, el vínculo que se crea entre paciente y terapeuta es fundamental para que la persona acceda a trabajar terapéuticamente y coja la mano del profesional que diariamente la acompaña por otros caminos (diferentes al suicidio) para acabar con su sufrimiento.

Equipo MentalMadrid

Psicólogo madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies