Afortunadamente, el estigma asociado a la salud mental se va reduciendo. Sin embargo, aún hoy en día existen muchos prejuicios en torno a la psicología o la psiquiatría, ya que son consideradas ramas de la salud asociadas al mito de la locura. Esta puede ser una de las razones que interfiere a la hora de dar el primer paso para hacer una primera consulta psicológica.

Por otro lado, puede que en algunas personas aparezca un cierto sentimiento de vergüenza o de miedo al plantearse el tener su primer encuentro terapéutico por lo que puedan encontrar de si mismos o por el juicio que creen que el psicólogo pueda hacer.

En este post, y en el trabajo desde MentalMadrid, tenemos como objetivo desestigmatizar la psicoterapia y legitimar el derecho de todas las personas a tener un espacio para el cuidado de su salud mental, así como de manejo de su malestar y fomento de su crecimiento como personas.

¿Cómo puedo saber que necesito ir a un psicólogo?

En líneas generales, será muy recomendable que acudas a un psicólogo si sientes que tienes un problema que es mayor que las fuerzas que en ese momento tienes para hacerle frente. Saber que un problema nos está sobrepasando no siempre es una tarea fácil. Puede que encontremos un problema con un foco bien definido o puede que encontremos diversas señales que nos mandan nuestro cuerpo y nuestra mente para que pongamos atención a algo que es importante para nosotros. Estamos refiriéndonos a diferentes síntomas: malestar emocional, físico, pensamientos repetitivos…

Ahora bien, identificar el foco del problema no implica que con ello vaya asociada una solución. Posteriormente, mediante el trabajo terapéutico, se irán abordando las dificultades o las resistencias para poder ir abandonado viejos patrones de comportamiento que no nos hacen sentir bien.

¿En qué situaciones un psicólogo me puede ayudar?

Para ser más específicos, creemos que acudir a la consulta de un psicólogo puede ser útil en las siguientes situaciones:

  • Si sientes tristeza, decaimiento o has perdido la capacidad para disfrutar de aquello que antes disfrutabas.
  • Si sientes que el miedo está presente en tu vida cotidiana y estás dejando de hacer actividades que antes hacías.
  • Si sientes dolores de cabeza, de estómago, musculares que no parecen tener una explicación médica.
  • Si tus relaciones sociales se están deteriorando.
  • Si elementos propios de tus necesidades básicas no están en los niveles que te gustaría: dormir mucho o muy poco, comer en exceso o pérdida de apetito…
  • Si hay alguna experiencia dolorosa de tu pasado que te está costando dejar atrás y que notas que está muy presente en tus pensamientos.
  • Si utilizas sustancias adictivas para lidiar con el malestar de ciertas situaciones de la vida.
  • Si tienes inquietud por crecer a nivel personal, por aumentar tu auto conocimiento o por mejorar tus estrategias de regulación emocional.

Conclusiones

En definitiva, será recomendable acudir a un psicólogo cuando queramos mejorar la relación con nosotros mismos para, así, poder mejorar las relaciones con los demás y con las áreas de nuestra vida en las que nos vemos envueltos: trabajo, ocio, retos personales…

Al acudir a terapia, vamos a partir de poner atención y conciencia a nuestras dinámicas internas y relacionales para, una vez elaborado el proceso terapéutico, poder elegir cómo queremos relacionarnos con esos mismos aspectos desde ese momento en adelante. En definitiva, ir a un psicólogo fomenta nuestra capacidad de poder elegir cómo queremos estar en la vida. Ir a un psicólogo nos hace más libres.

Equipo MentalMadrid

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies