¿Qué es el abuso emocional?

Normalmente, el abuso es algo claramente definido y está relacionado con el abuso físico. Sin embargo, hablar de abuso psicológico es algo más complicado ya que, en muchas ocasiones, se pone en práctica de manera muy sutil y puede pasar desapercibido, a pesar de tener consecuencias graves. Puede incluso que nosotros, desde nuestras angustias y sin una intencionalidad clara, hayamos abusado de otros en algunos momentos sin ser siquiera conscientes.

Además, hay muchos factores culturales que influyen en este tema, muchas “muestras de amor” que en realidad anulan a la persona abusada. Si lo aplicamos al ámbito de la pareja, que es una de las muchas relaciones entre las que puede tener lugar este tipo de abuso, no es extraño ver casos en los que se ha aislado a la persona y se le ha privado de otras relaciones familiares, sociales o laborales porque “le quiero solo para mí”.

Abuso Emocional

El abuso emocional puede tener lugar entre cualquier tipo de relación humana, es decir, entre padres e hijos, entre miembros de la pareja, entre jefe y subordinado, entre compañeros de trabajo o entre amigos y otros familiares. Consiste en una dinámica relacional en la que el abusador ofende verbalmente, realiza críticas constantes, intimida, amenaza, humilla, manipula, ridiculiza, priva a la otra persona de sus libertades, controla y dirige el comportamiento del otro.

Si matizamos un poco el concepto, podríamos hablar de colonización emocional , un término acuñado por el equipo del Dr. Hugo Bleichmar que va un paso más allá del abuso psicológico ya que el colonizador se instaura en la mente del colonizado y guía sus esquemas de pensamiento utilizando las necesidades emocionales del individuo. En este artículo no profundizaremos sobre este concepto pero nos parece interesante mencionarlo. No obstante, proporcionamos el enlace de su sitio web para quien quiera ampliar sus conocimientos al respecto.

¿Cuándo estamos siendo abusados?

Como ya mencionamos anteriormente, el abuso psicológico es la forma de abuso más sutil y, en muchas ocasiones, ni el abusador ni la víctima son conscientes de que esto esté teniendo lugar. Además, pueden entrar en juego sus mecanismos de defensa que les llevan a negar o minimizar este tipo de comportamientos para así poder sostener el malestar emocional que esto conlleva.

A continuación, elaboraremos una lista de situaciones en las que puede tener lugar el abuso psicológico:

  • Se burlan de ti o te humillan delante de otras personas.
  • No tienen en cuenta tu opinión y desmerecen tus aportaciones e ideas.
  • Cuando te dicen un comentario abusivo te acusan de ser “demasiado sensible” para justificar el abuso.
  • Penalizan tus actos, con palabras o con abandono.
  • Te tratan como si no fueras un individuo por ti mismo, es decir, como si fueras un niño o una extensión del abusador.
  • Intentan controlar tu comportamiento y tu gestión del dinero.
  • Tu opinión nunca cuenta y nunca es la correcta.
  • Señalan siempre tus fallos y desmerecen y minimizan tus logros.
  • Te desaprueban con miradas o con otro tipo de lenguaje corporal.
  • Te culpan de aspectos sobre los que no tienes responsabilidad.
  • Hacen amenazas o comentarios sutiles para intentar modificar tu comportamiento.

Abuso Emocional

¿Cuándo nosotros estamos abusando?

Todas las personas, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos dejado llevar por nuestras propias angustias y, por no sostener el malestar que estábamos teniendo en ese momento, hemos atacado a la otra persona. Lo que hay detrás de cada abuso son angustias del pasado sin resolver y emociones de enfado, dolor, vergüenza y miedo.

¿Quién no recuerda alguna ocasión en la que, en una situación concreta, se ha sentido avergonzado y para intentar librarse de esa emoción ha respondido para que su interlocutor se sintiera de la misma manera? Algo parecido a lo que los niños hacen como “y tú más”. Cada uno de nosotros contamos con una parte narcisista que nos hace sentir valiosos y conforma nuestra autoestima. Cuando esta parte se siente atacada, se despliegan una serie de defensas para protegerla y, si no hemos realizado un trabajo personal previo, es probable que lo volquemos contra los demás.

Por este motivo es tan importante atravesar un proceso psicoterapéutico, para ser conscientes de cómo está conformado nuestro psiquismo y poder responsabilizarnos de nuestras propias emociones, por muy desagradables que sean, sin depositarlas en el otro. De la misma manera, podemos aprender a protegernos de esos ataques cuando seamos víctimas, entendiendo que, en un ataque, el problema está en el abusador y no en nosotros.

Abuso emocional

Conclusiones

Con este post pretendemos generar una reflexión para favorecer una toma de conciencia de cuándo estamos intentando dirigir el psiquismo de otros o cuándo nos estamos dejando invadir y, desde ahí, poder adoptar comportamientos para protegernos y hacernos libres.

Retomando el concepto del Dr. Bleichmar, es clave entender que en parte estamos colonizados (por nuestra historia vital y familiar, por nuestra cultura y por nuestras vivencias) y que no vamos a dejar de estarlo. Sin embargo, ser conscientes de cómo funcionamos a nivel interno nos ayudará a entendernos, a aceptarnos y a querernos.

Equipo MentalMadrid

MentalMadrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies