Escuela de Familias

Solución de problemas y planteamiento de actividades que fortalezcan la alianza familiar así como potenciación de competencias y actitudes en la familia

¿En qué consiste nuestra Escuela de Familias?

A menudo nos encontramos con situaciones, en las que tanto la familia como la persona que padece la enfermedad, entran en discusiones o enfrentamientos entre ellos por no llegar a un nivel de comprensión.
Para nosotros, es primordial dentro del curso estable de la enfermedad, que la familia conozca de primera mano qué tipo de enfermedad padece ese ser querido, cómo se siente, cuáles son los síntomas que padece y, por ende, cómo poder ayudarlo en su día a día sin entrar en enfrentamientos.

El proyecto de Escuela de Familias se ha difundido como método de buena práctica a solicitud de organismos nacionales e internacionales.

La Escuela de Familias está basada en aptitudes y competencias mediante las que intentamos reforzar las siguientes: autonomía, cooperación, esfuerzo, respeto, aceptación, empatía y comprensión entre otros.

Esta escuela está enfocada tanto a la “solución de problemas” (dando cabida a problemas propios de la familia con ejemplos prácticos e individuales), al planteamiento de actividades que fortalezcan la alianza familiar (ejemplos de actividades a realizar para que exista una cohesión en la familia) así como potenciar competencias y actitudes en la familia.

¿A quién va dirigida?

La Escuela de Familias va dirigida a todas aquellas personas que, dentro del núcleo familiar, convivan o tengan relación con una o varias personas con enfermedad mental.

Está pensada para ayudar a madres, padres, hijos, pareja o demás miembros familiares, a convivir, entender y comprender la vida de una persona con enfermedad mental, dotándole de herramientas para que se mantenga un nivel de bienestar tanto en el ámbito familiar como en la propia vida de la persona que padece la enfermedad.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

Informar y concienciar a familiares sobre la enfermedad mental.
Fomentar una vida normalizada dentro del ámbito familiar.
Dotar de actitudes y competencias para la relación entre el enfermo y su familia.
Planteamientos y solución de problemas en el día a día.
Ofrecer espacios de intercambio de aprendizajes y reflexión donde la familia pueda expresar sus preocupaciones y cómo hacer frente a ellas.
Proporcionar herramientas para prevenir dificultades en el desarrollo de la enfermedad.

¿Cómo lo conseguimos?

Ofrecemos instrumentos de apoyo a familiares para que puedan dotar a la persona con enfermedad mental de competencias esenciales para el futuro de la mismo, así como crear un clima de bienestar dentro del ámbito familiar y que la vida de la persona con enfermedad mental no se entorpezca por contradicciones entre lo que su psicólogo o psiquiatra dice o hace frente a lo que dicen o hacen sus familiares con él.